martes, 14 de julio de 2015

Lynne Graham - La inocente novia del jeque





 El príncipe Asir tenía tres reglas:
- No acostarse nunca con una mujer virgen
- No acostarse nunca con una empleada
- No casarse jamás
Kirsten Ross no era más que una limpiadora, pero el sexy jeque no pudo resistirse a sus encantos y no tardaron en acabar en la cama juntos. Kirsten era inocente, pobre…, y ahora se había quedado embarazada de un príncipe.
Su honor lo obligaba a convertirla en su esposa…